19.7 C
Caracas
viernes, 1 marzo, 2024

Nicolás Maduro tiene seis meses sin nombrar a Tareck El Aissami

Después de la renuncia del ministro de Petróleo por la exposición pública de la trama de corrupción Pdvsa–Cripto, el silencio es la única respuesta cuando se busca información, oficial y hasta no formal, sobre la responsabilidad de uno de los hombres de confianza de Nicolás Maduro en el desfalco de más de 16.000 millones de dólares. El oficialismo apuesta al olvido en busca de una “salida elegante”

-

“Vamos con todo, caiga quien caiga”. Así lo dijo Nicolás Maduro, el 20 de marzo, en la primera reunión con la directiva nacional de Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), tras la develación del escándalo de corrupción que involucraba a figuras de confianza y claves dentro del oficialismo.

Maduro criticó los estilos de vida que llevaban muchos funcionarios, empresarios y personas ligadas a la función pública en la industria petrolera y el sistema judicial, a quienes acusó de “mafiosos”.

Horas antes, la tarde de ese mismo lunes, el líder indiscutible del oficialismo, Tareck El Aissami, renunció al cargo de ministro de Petróleo. En su alocución, que fue transmitida por los canales del Estado, Maduro dijo que El Aissami estaba “abierto a colaborar con el proceso” y que daba muestra de ser “un verdadero revolucionario”.

Seis meses después de esa declaración, la última vez que Maduro mencionó públicamente a El Aissami, fuentes relacionadas con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y analistas políticos y comunicacionales consultados por El Pitazo coinciden en que el silencio es, hasta ahora, la mejor estrategia del oficialismo para minimizar el costo político interno y electoral que pudiese tener la trama de corrupción Pdvsa–Cripto.

Según cálculos de la organización Transparencia Venezuela, el desfalco a la nación asciende a unos 16.600 millones de dólares.

Corrupción en Pdvsa: los cuatro jinetes de Tareck El Aissami

“Algo que tiene el PSUV es que somos una estructura cerrada, que entiende que los problemas internos se resuelven en casa. La situación con (Tareck) El Aissami es una especie de cataclismo interno. No te creas que ha sido fácil. Es por ello que el silencio ha servido para tranquilizar a muchos, para que se retome la normalidad. Concentrarnos en el proceso electoral y dar respuesta a las bases”, asegura una fuente del oficialismo que solicitó la reserva de su identidad para este reportaje.

La fuente, que pertenece a la estructura media del PSUV, asegura que, aunque no hay una orden expresa, hablar del caso de El Aissami es solo facultad de Maduro o de quien este designe.

“Es difícil para el presidente Maduro desligarse de El Aissami. El tipo fue su vicepresidente, dirigió las finanzas y luego tuvo todo el poder con el petróleo y las criptomonedas. Lo defendimos de los señalamientos de los gringos. Entonces cualquier postura va a tener un costo político y no está claro qué camino tomar”, agregó el entrevistado.

La “defensa de los gringos” a la que se refiere el dirigente oficialista comenzó en 2017, cuando la Oficina de Control de Activos de Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, señaló a El Aissami “responsable de cargamentos de narcóticos desde Venezuela, incluyendo el control de aviones que salieron de una base aérea venezolana y rutas de drogas mediante los puertos en Venezuela”.

La acusación sostiene que en sus antiguas posiciones, El Aissami “supervisó o fue dueño parcial de cargamentos de narcóticos de más de 1.000 kilogramos desde Venezuela en múltiples ocasiones, incluyendo aquellos con México y Estados Unidos como destinos finales”.

En 2019, el Gobierno de Estados Unidos incluyó a El Aissami en la lista de los 10 fugitivos más buscados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), con una recompensa de 10 millones de dólares por su captura.

En ambas oportunidades, Maduro y la alta plana del PSUV salieron en su defensa. “En ese momento, el enemigo estaba claro: eran los gringos. Ahora no es tan así. Y por eso, a muchos nos dicen que callados sobre el tema El Aissami, estamos mejor”, acota la fuente psuvista.

Aislamiento forzoso de Tareck El Aissami

“La condena de Tareck El Aissami es al ostracismo. Jugando un poco con el olvido colectivo del venezolano y con la premisa de que un escándalo tapa a otro. En este caso, estamos ante un aislamiento forzoso de la vida pública, hasta que la plana mayor del oficialismo decida qué hacer con su vida”, apunta el sociólogo y especialista en comunicación política, Carlos López Centeno.

Directora de Transparencia Venezuela: operativo anticorrupción comenzó mal porque prevalece la opacidad

En la práctica, en estos seis meses, solo dos voces diferentes a la de Nicolás Maduro se han pronunciado sobre el estatus de El Aissami tras su dimisión.

En marzo, el exgobernador del estado Aragua y militante del PSUV, Rafael Isea, afirmó a través de su cuenta en la red social X (antes Twitter) que El Aissami cumplía detención domiciliaria en el complejo militar de Fuerte Tiuna, en Caracas. 

Luego, en mayo de este mismo año, el diputado oficialista Jesús Faría aseguró que el exministro de Petróleo de Venezuela era investigado.

Es investigado por las diferentes instancias del Poder Judicial. No solamente él, sino múltiples funcionarios y hombres de mucho peso del sector económico. Eso es lo que ha arrojado y nosotros actuaremos”, respondió Faría durante una entrevista transmitida por la emisora Unión Radio, al ser consultado sobre si la Asamblea Nacional electa en 2020 procedería a interpelar a El Aissami.

Faría volvió a ser consultado por el paradero de El Aissami en julio, cuando asistía invitado a un programa matutino en el canal Globovisión. En esa oportunidad se molestó y respondió que no entendía “cuál era la fijación de los medios con Tareck El Aissami”.

“Si quieren saber de él, lo llaman a su número de teléfono y le preguntan, porque yo no lo tengo”, dijo.

En un artículo de opinión publicado en julio de este año, el politólogo y psicólogo social Ricardo Sucre señaló que el silencio ante el caso El Aissami está relacionado con la falta de decisión del gobierno de Maduro.

“El Ejecutivo se debate entre dos opciones. Una es sacrificarlo para mostrar el compromiso de luchar contra la corrupción, pero al costo de generar desavenencias internas en las élites y la base chavista, que podría verlo no como un caso ejemplarizante, sino como un chivo expiatorio, para salvar al sistema corrompido o a algunos intocables”, escribió.

Para Sucre, hay una segunda opción para el exministro de Petróleo: cooperar con las autoridades a cambio de una salida más discreta. “No sería enjuiciado, pero sí pasará al ostracismo. Es difícil encontrar otro destino para la otrora promesa de la juventud chavista”, comentó.

Muerte y resurrección

Días antes de cumplir los seis meses de su desaparición de la escena pública nacional, El Aissami acaparó más titulares de prensa. Por un lado, se anunció que el exministro envió un audio a Maduro en busca de su redención. Por el otro, se hablaba de su fallecimiento, a causa de envenenamiento o por una profunda depresión.

12 fuentes del PSUV aseguran que Tareck El Aissami está vivo

Doce fuentes del PSUV consultadas por El Pitazo desmintieron la muerte de El Aissami. Igualmente, confirmaron que está vivo y en Fuerte Tiuna. En el oficialismo atribuyen la circulación de estos rumores a la facción de poder que lideran los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez.

Contrario a esta versión, el politólogo Nicmer Evans, a través de sus redes sociales y en el medio Punto de Corte, aseguró que El Aissami está en una reclusión sin proceso judicial formal; que hay una campaña en laboratorios para “no desaparecer de la opinión pública” a El Aissami y enviar un mensaje a Maduro que lo lleve a una decisión sobre este caso que sea conveniente a todas las partes.

Para una fuente del PSUV, que trabajó estrechamente con El Aissami y quien conversó con El Pitazo en garantía de proteger su identidad, la figura del líder oficialista “se mantendrá guardada”, hasta que se desenrede la madeja que sigue pendiente del caso Pdvsa-Cripto.

“El seguirá en Fuerte Tiuna hasta que la tempestad y sus consecuencias se calmen. Todo su poder y contactos no han podido ser aún defenestrados, aunque esa ha sido una tarea liderada por Delcy (Rodríguez). La verdad es que nadie imaginó que Tareck (El Aissami) cayera en desgracia con Maduro, pero lo que sabe y de lo que fue testigo, le seguirán sirviendo de protección”, resaltó.

Mientras el oficialismo se niega a hablar de El Aissami en reuniones o actos, la opinión pública todavía se pregunta cuál es su paradero y el destino del dinero robado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a