24.3 C
Caracas
viernes, 19 abril, 2024

El pacto para salvar al chavismo sin Nicolás Maduro

-

Por Jesús Noel Hermoso F.

En 1958 el Partido Comunista de Venezuela fue marginado del poder político y del nuevo bloque hegemónico que se adueñaba del país, luego de la rebelión democrática del 23 de enero. Pocos meses transcurrieron para que una de las principales fuerzas del alzamiento cívico militar que derrocó la dictadura perezjimenista, fuese zapateado. El Pacto de Puntofijo selló así el origen de un régimen de “alternabilidad”, de una forma de dominación que pervivió en el país más de 40 años.

El drama del régimen político chavista, aunque con cinco lustros de experiencia en la dominación, fue no haber consolidado un bloque tan eficiente y de tan largo aliento como el puntofijista. Sin profundizar en todas las determinaciones por razones de espacio, la ausencia de alternabilidad y la falta de acuerdos más extensos con facciones del capital criollo, los obligó a construir, en parte, su propio brazo económico, bajo el respaldo de uno de los saqueos más abyectos y extendidos del que pueda haber registro en un país. Una suerte de “acumulación originaria” con socapa “socialista”.

Pero el proceso chavista se desarrolló en medio de una transición propia de las crisis capitalistas. Justamente en este período, los jóvenes imperialismos ruso y chino, que venían de la experiencia del revisionismo (socialismo de palabra) y la restitución capitalista en sus naciones, constituyen el bloque Brics (2008/2010) e inician una enconada pugna por un nuevo reparto de un mundo ya repartido. 

La voracidad financiera de estos Estados y sus megacorporaciones, dio un extraordinario impulso al capital naciente de la “revolución” criolla. Y henchidos de una verborrea radical que los hacía coincidir en intereses y pareceres con el chavismo, se matrimoniaron de inmediato. Algo había visto el barinés por 2001 y había apurado lazos fuertes, aunque no precisamente nacionales. 

Un pacto tardío

Sin embargo, el chavismo nunca pudo consolidar (pugna interimperialista mediante y también por falta de pericia) una estructura de poder de suficiente solidez. La sobrevenida muerte de su comandante, la crisis generada por la destrucción casi absoluta del parque industrial y otros acontecimientos, restaron fuerza y base popular; sumado a la huida de 8 millones de compatriotas, una buena parte de lo que definió Marx como Ejército Industrial de Reserva, pasto fundamental del lumpen parasitario que fue sostén de la “revolución” durante largo tiempo.

Mucho menos logró el chavismo lo que los puntofijistas: la conjunción (aceptación) de su nuevo grupo económico ante la oligarquía mantuana venezolana, que en el caso adeco copeyano rápidamente se entendió con los capitales remanentes del dictador en fuga. Aunque aquella dictadura había durado poco.

Ciertamente, ambas facciones del capital son entreguistas; apátridas como cualquier capital de nación satélite. Caza renta le dicen algunos. Pero la crisis general del capitalismo y los cambios que ha producido el enconado choque con el que los Brics se disputan el planeta y los mercados con el bloque gringo europeo, empujaron al chavismo a confrontar con la necesidad de crear un bloque hegemónico más extendido, que pudiera permitir lo tan anhelado por la democracia burguesa occidental: la “alternabilidad”. Pero han sido muchos los escollos a superar.

La voracidad de sus propios “nuevos ricos” (algunos bajo desaparición forzada hoy), el despilfarro propio de los lumpen empoderados, los nexos con la delincuencia de baja monta, entre otros males, han sido retos que progresivamente fueron remontando. 

Este proceso de “superación” comenzó a rendir frutos y, entre 2014 y 2017, tiempo en el que asistimos al encuentro inicial entre mantuanos y la nueva “boliburguesía emergente”, se consolidó un interés común: el sostenimiento del sistema en su conjunto. Fue la antesala del arribo del “heredero” a las presidenciales de 2024. 

Pero la crisis por ellos creada no les ha salvado de la impopularidad. Sumado a la falta absoluta de carisma y otras limitaciones, sus efectos le han pasado factura. Sin embargo, desde la perspectiva de sus condiciones de dominio hegemónico, allende la necesidad política de legalidad y legitimidad del régimen burgués y la necesidad de una democracia relativamente aceptable en medio de una conflagración de intereses imperialistas, podemos decir que parecieran haber logrado establecer las condiciones para su propio pacto puntofijista. 

¿La nueva “alternabilidad”?

¿Para qué nos sirve la historia si no ubicamos en ella un bosquejo del presente, y algunas luces del futuro? Sin pretender hacer más larga la perorata, y confiando en que se da por entendido que lo que se dice tiene un sustento en datos, cifras, hechos, casi todos de libre acceso, estas presidenciales pueden indicar objetivamente un cambio sustancial en el país, pero por razones distintas a las que un lego pudiera inferir.

El bloque hegemónico que ejerce el poder, ha cambiado. Tiene una nueva forma de materializar su dominio y está dispuesto a recurrir a cambios, precisamente porque tiene dominio absoluto del poder, el respaldo imperialista y los acuerdos necesarios para ello. Porque comprende el poder y la diferencia entre Estado, Gobierno y Poder real. 

Y así como se explica todo el largo período bipartidista, así debiera entender esta eventual nueva etapa la gente medianamente astuta. El nacimiento de una nueva circunstancia (y no necesariamente de muy largo aliento), de una nueva forma de dominación a partir de los cambios suscitados en el propio bloque hegemónico, pudiera ser el resultado por adelantado de lo que está por venir. 

Así como una facción del mantuanaje ha decidido acordarse, así su expresión política debe haber zanjado negocios. No es el liderazgo político un asunto sobrevenido. A fin de cuentas, siempre es expresión de unos intereses y de una clase, y en nuestra patria, de unos imperialismos. 

Por ello es perfectamente factible que los herederos puedan desprenderse hoy del “poder”, siempre y cuando una correcta actuación de la oposición lo permita. Total, sus cartas están aseguradas, hipotecadas pudiera decirse. Y quizás nada pierdan entregando el Gobierno momentáneamente. Para una nueva forma de dominación, bien valdría una suerte de “barajo total” gatopardiano, visto que resumen ya una tradición revisionista.

Pero en este fatídico escenario, incluso ahí, acecha agazapada la inevitable y encarnizada lucha de clases. Difícilmente puedan empujar a las menguadas fuerzas revolucionarias hacia las montañas como lo hiciera el bipartidismo. A una nueva forma de dominación, nuevas formas de lucha vendrán. Y su posible derrota electoral, incluso siendo premeditada por ellos, puede dar un giro inesperado al que no necesariamente estén preparados. Por esto y más, hay que ganarles de forma aplastante. Incluso, jugando sus propias fichas y en su propio tablero.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a