24.3 C
Caracas
viernes, 19 abril, 2024

Carta a Manuel Rosales

-

Estimado señor Rosales, la única vez que he tenido la oportunidad de escuchar personalmente su visión y argumentos sobre la situación política venezolana, ocurrió en la oficina de una persona cercana a ambos en 2018. Contó acerca de su exilio, al ser acusado por la presunta comisión del delito de enriquecimiento ilícito; habló de su prisión y regreso a la política venezolana. Entonces hacía menos de un año que Omar Prieto le había ganado en su intento por rescatar la Gobernación del Zulia después de que Juan Pablo Guanipa se negó a juramentarse ante la Asamblea Constituyente. 

No puedo negar que en ese momento pensé que estaba en conversación con un político al final de su carrera, que debía volver a sus inicios como maestro en Santa Bárbara del Zulia para dedicarse a formar a la nueva generación de líderes de Un Nuevo Tiempo. Pero usted, a falta de otros liderazgos en el Zulia, decidió seguir adelante y trabajó con el tesón que lo ha caracterizado en su trayectoria, para recuperar en 2021 el mandato regional al que tanto afecto tiene. 

Admito que cuando vi el arrase que activó en el Zulia, incluyendo el triunfo del alcalde Argelio Riera en mi pueblo, Tía Juana, municipio Simón Bolívar, admiré su capacidad para recomponer a su partido y su carrera política luego de 12 años de Gobierno chavista en la entidad. Era el regreso triunfante de Rosales, con sus muchos defectos y virtudes.

Sin embargo, su acción pública desde enero de 2022 a enero de 2024 generan preguntas con difíciles respuestas. ¿Qué pasó con ese Rosales triunfador de 2021? ¿Por qué se encerró en la Residencia Oficial y limitó sus actividades políticas incluso en el Zulia? ¿Qué lo llevó a recibir a Nicolás Maduro en la Residencia Oficial y a dejarse ver como subyugado al poder central? ¿Puede explicar qué lo impulsó a aplaudir la designación del general Reverol como padrino del Zulia? ¿Qué impide que usted, una persona que creció políticamente en medio de las fuertes peleas entre conservadores y reformadores de su partido de origen, AD, ahora no levante la voz para acompañar el clamor de los zulianos por un servicio eléctrico que ilumine y no deje apagones? ¿Por qué decidió no participar y solo hasta último momento apoyó públicamente la Primaria? ¿Por qué en el oficialismo sabían que usted iba a ser el candidato?

El pasado martes desde el Palacio de Eventos de Maracaibo, usted, tras la insistencia de colegas periodistas, respondió a la penúltima pregunta del párrafo anterior. Expuso que no participó en la Primaria porque había muchos competidores. 

Gobernador y ahora candidato presidencial, me cuesta creer que con la raza política que ha mostrado en todos estos años, no confronte una competencia electoral por el exceso de opciones. Este episodio es comparable con que se hubiera retirado en 2006, un mes antes de ser derrotado de forma aplastante por Hugo Chávez. 

Hubiera preferido quedarme con la versión que un miembro de su equipo me dio el año pasado, cuando se conoció que su nombre no estaría en la boleta de octubre de 2023. La contestación de ese momento se remitió al hecho de que se desconocía la infraestructura electoral que emplearía la Comisión de Primaria, lo cual limitaba la organización de una campaña que lograra ser eficiente con pocos recursos. Recuerde que la mentira tiene patas cortas.

El martes, Martes Santo, para más seña, usted pidió la intercepción divina para librarse de ser considerado el candidato de Maduro y señaló como personas al servicio del autoritarismo oficialista a quienes dudan de su intención de vencer al actual mandatario. Entenderá usted, al igual que cualquier desprevenido lector, que si surgen preguntas como las hechas se debe a que su proceder genera cuestionamientos y dudas, sobre todo en este momento, cuando existe el convencimiento de que Maduro es un candidato derrotado.

Sin embargo, señor Rosales, a sus amigos y contrincantes que me han hablado de su candidatura les he dicho que albergo la esperanza de que esas conjeturas que dan a usted un halo de desconfianza se desvanezcan por su deseo de trascender como un luchador por la democracia, por su aspiración a dejar el legado de un hombre que luchó contra un régimen que generó que ocho millones de venezolanos nos desplacemos a diferentes lugares del mundo y, sobre todo, por no ser usted quien cabe la fosa del partido que construyó: Un Nuevo Tiempo.

En entrevista con El País de España dijo que se retiraría si María Corina Machado lograba inscribir su candidatura. Usted sabe que difícilmente eso ocurrirá, porque sería como si el oficialismo entregara las llaves de Miraflores antes del 28 de julio. Pero estoy seguro de que debe estar consciente de que será cuesta arriba que logre alcanzar la preferencia electoral de la mayoría de los ciudadanos venezolanos si no cuenta con el apoyo manifiesto de la ganadora de la Primaria y de los demás partidos de la Plataforma Unitaria. Hoy el rechazo a usted es alto.

Por eso, espero que su actuación, la de Machado y de otros dirigentes de oposición sea la de un líder que no solo reconoce el deseo de los venezolanos por votar en contra de Maduro, sino que también reconoce la necesidad de la unidad en función de la victoria de la oposición, pues nunca antes desde 1998 estuvo tan cerca el triunfo opositor en la elección presidencial. 

Corina Yoris sobre posibilidad de pacto con Rosales: «Esas cosas no se pueden descartar»

Sinceramente, aspiro a que el 29 de julio de este año los venezolanos podamos reconocer en usted a uno de los líderes que lleva al país a la transición democrática pacífica que tanto deseamos y no a un político que por intereses inmediatos muy particulares arrojó su legado por una cañería y, peor aún, colaboró a normalizar la sostenibilidad de un gobernante y una élite que desde hace mucho tiempo debió dejar el poder para ahorrarnos a los venezolanos sufrimiento y retraso económico, político y social como el que estamos viviendo.

Señor Rosales, haga lo que debe hacer, pero en favor de los venezolanos, de la unidad y de la derrota de Maduro. 

CÉSAR BATIZ | @CBatiz

Periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación. Director de El Pitazo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a