20.7 C
Caracas
lunes, 17 junio, 2024

Caraqueños disfrutaron sin restricciones del triunfo de la Vinotinto en la plaza Alfredo Sadel

Con camisas vinotinto, en ropa deportiva, con pelotas de fútbol y un birra en la mano, así vio la fanaticada caraqueña el gol de Salomón Rondón contra Paraguay el pasado 12 de septiembre en la plaza Alfredo Sadel

-

Caracas.- La emoción de la Vinotinto reunió la tarde de este martes 12 de septiembre a su fanaticada caraqueña en la plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes, del municipio Baruta, un lugar donde ya es una tradición la transmisión de los partidos de la selección venezolana de fútbol.

“Siempre he venido a la plaza desde la Copa América aquí. Vengo porque soy fanatico y jugador y lo llevó en la sangre”, opina Jean Braga, quien es un trujillano residenciado en Caracas. 

En este espacio se encontraron niños, jóvenes, adultos y ancianos con sus franelas de color vino mientras la tarde caía con el anhelo de gritar un gol y difrutar cómo el equipo nacional inicia su carrera en la eliminatoria mundialista . Sin embargo, para ver el partido desde acá era necesario superar algunos protocolos. 

Así eran loas barreras grises para ingresar a la plaza Alfredo Sadel. Foto: Katherine Dona/El Pitazo

Braga recalca que la Alfredo Sadel es una plaza segura, donde la puede pasar muy bien y vivir lo emocionante del fútbol en compañía de los otros fanáticos. Lo único malo, a su parecer, son las barreras de seguridad para ingresar al espacio. 

Malabarista que sufrió discriminación de Polibaruta agradece apoyo en redes sociales

En el sitio el chequeo para entrar era estricto. Los fanáticos debían atravesar unas barandas grises que se usan en los conciertos para separar secciones, mientras que el personal de protocolo de una compañía privada se encargaba de revisar que los asistentes no portaran armas o algún objeto corto punzante.

Todo el que quisiera ingresar a la plaza debía pasar por esa revisión, que también incluía a los bolsos y morrales. Esta área era supervisada por un funcionario de la Alcaldía de Baruta, que se identificaba como Miguel Castejón. 

Este protocolo hizo que algunos espectadores prefirieran observar el juego desde las afueras de las barreras de metal, donde habían más de 30 funcionarios desplegados.

El pasado 7 de septiembre, Baruta fue tendencia en las redes sociales debido a que  funcionarios de seguridad municipal discriminaron a un malabarista y su hijo cuando ambos disfrutaban del juego de la Vinotinto contra Colombia porque una persona en el lugar decidió regalarle un perrocaliente al niño. Estos hechos se registraron fuera de la Alfredo Sadel, en una estación de servicio que se encuentra en los alrededores.

Al hombre lo amenazaron con llevarlo detenido y enviar el niño a la Lopna. Para salir de esta situación, el caballero que le regaló el perro caliente al niño se ofreció a sacarlos de Baruta porque los policías solo planteaban como solución la detención.

La idea es sumar no restar 

El Pitazo consultó a Braga sobre esta situación, quien indicó: “Lastimosamente todos somos venezolanos y venimos apoyar a la selección del país, yo estoy bien vestido hoy”. Mientras dice estas palabras evalúa el jogger de jean, la franela negra, zapatos y gorra deportiva que eligió para ver la Vinotinto triunfar.

Un fanático en la Alfredo Sadel recalca que el fútbol une a la gente. Foto: Katherine Dona/El Pitazo

Recalca que no siempre puede estar así porque hay días buenos y malos, donde se tiene un pantalón nuevo y otros en los cuales debe reunir para el costo de alguna prenda de vestir porque no es una persona adinerada sino que le toca ganarse el día a día vendiendo perros calientes en Chacao. 

Destaca que el hecho de tener dinero no es una razón para ser una buena persona porque aunque él no tiene mucho, diariamente regala la comida que le dan en el puesto a cualquier otro ciudadano que lo vea pasando necesidad. 

Otro espectador en la Sadel, que se identificó como José Álvarez, añade que el fútbol une a la gente y que no entiende porque una forma de vestir tiene que ser un elemento a evaluar cuando solo quieres apoyar a tu equipo. Puntualiza que lo importante es sumar, no restar. 

Baruta | Declaración del alcalde Darwin González sobre casos de corrupción deja más dudas que certezas 

Mientras el equipo de El Pitazo estuvo en la plaza Alfredo Sadel no se le negó el acceso ni se llevaron detenida a ninguna persona por su forma de vestir.

Aunque la Vinotinto jugaba el Estadio Monumental de Monagas, la plaza Alfredo Sadel se llenó de fanáticos quienes llevaban franelas deportivas, camisas de vestir, short, gorras e incluso uno que otro bolso roto. Sin embargo, las personas no estaban interesadas en quien estaba al lado sino en admirar cada vez que Yangel Herrera, Yeferson Solteldo, Josef Martinez, Samuel Sosa o cualquier otro jugador vinotinto tenía cerca el balón para anotar.

Cada intento de gol fue observado con la respiración entrecortada y con el grito de gol en la garganta algo que solo fue posible hasta el minuto 95 del tiempo agregado cuando el gran Salomón Rondón anotó un penal y así dio por terminada la agonía que padecían los espectadores en la Sadel.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a